domingo, 30 de octubre de 2011

Homenaje 13: Graciana Moretti de Salerno "la Abuela de Estudiantes"

A lo largo de la historia, las mujeres han cumplido un rol preponderante en la vida del club. Algunas para escaparle a la soledad, y otras, simplemente por simpatía hacia los colores. Sin embargo, algunas marcaron un hito. Envueltas en un amor fraternal y acompañadas por muchos chicos, nacieron las abuelas de Estudiantes.

Graciana Moretti de Salerno

La primera fue Graciana Moretti de Salerno. Una italiana que llego desde Berazategui de adolescente y se instaló en el barrio El Dique.

La señora de Salerno comenzó a frecuentar la cancha de Estudiantes. Aunque no se le conoce un parentesco sanguíneo, esta abuela se caracterizó por criar a muchos chicos de la zona que se terminaron convirtiendo en sus "nietos" adoptivos. Y la acompañaban en todas las canchas. Siempre se ubicaba en la vieja platea de 1 y 55 y fue la única mujer que alcanzó a ver todas las generaciones de jugadores, hasta que falleció en 1964 cuando tenía 95 años.

A la italiana de barrio El Dique la siguieron dos abuelas que se ganaron el corazón de los hinchas. La primera sucesora fue Marta Tienza. A esta señora se la recuerda por su asistencia perfecta. La "abuela Marta" como la conocían en todos lados, comenzó a presenciar los partidos desde los últimos años de la década del ‘60. Soltera en la vida, su único amor fue Estudiantes. Siempre estaba sola en la platea de 1, y cuando el Pincha jugaba de visitante lograba entrar a la cancha sin pagar la entrada.

Paralelamente, también apareció la abuela Luisa. Una señora que trabajaba en el hospital Gutierrez y que reivindicó la obra de la primera abuela Graciana. Ella no concurría a todas las canchas, pero no se perdía ningún partido de local. También albergaba en su casa a los chicos que no tenían hogar. Miraba los partidos desde la platea de 1 y una vez se enfrentó a Marta Tienza. Un día, un dirigente de Argentinos Juniors se acercó a la sede de Estudiantes con un ramo de Rosas. La intención era agasajar a la "abuela" de Estudiantes, pero desató un conflicto entre las abuelas. Justo en el momento que ingresaba apareció la abuela Luisa. "Yo soy la abuela de Estudiantes", le dijo. Y se quedó con las flores. Luisa no tuvo mejor idea que decorar la platea de 1 con las rosas. Y Marta, que estaba al tanto, explotó de bronca. En varios partidos se las vio discutir por ese tema.

Fuente: Diario Hoy.


Entradas relacionadas:


2 comentarios :

  1. excelente Sr!
    le dejo un beso.

    stdnts

    ResponderEliminar
  2. Doña Graciana tenía un lugar reservado en una platea chica que existía a nivel del piso de la cancha, la cual estaba situada detrás del alambrado del arco que daba a la calle 55. Aún cerca de los 90 años de edad ayudaba a sus hijos que tenían un kiosco en el patio del Colegio Nacional, cerca de la puerta que comunicaba al Departamento de Física en la Fac. de Ingeniería, en el cual se vendían sandwiches, facturas, golosinas y bebidas. Los 2 hijos, el "Gordo" y el "Bigotes", tipos fornidos también iban a la cancha. "Bigotes" fue durante muchos años uno de los capos de "La Barra del Mercado."

    ResponderEliminar

Twittear