martes, 14 de febrero de 2012

Estudiantes, Campeón Metropolitano '82

Tuvo fútbol, entrega y lo necesario para desterrar a aquellos que hablaban de antifútbol. Con un mediocampo lujosísimo, daba cátedra en cualquier cancha. Córdoba fue testigo de la gran gesta.
 
Nadie puede negar que ese Estudiantes del Metropolitano de 1982 era para sacarse el sombrero.
En primero lugar, desterró del “antifútbol”. Con un mediocampo de lujo, donde sólo Miguel Angel Russo ponía la marca y la garra mientras que el trío Sabella-Ponce-Trobbiani daba cátedra.
Ese equipo logró el título gracias a que funcionó como tal. Tenía fútbol, despliegue, entrega, todo en partes iguales. Y sólo Independiente le hizo sombra en el campeonato.


La histórica campaña comenzó en Córdoba, ante Racing de Nueva Italia. Fue 1-0 con el gol de quien sería uno de los romperredes de la temporada: Hugo Ernesto Gottardi.
En ese comienzo del “Soberanía Nacional·, el Pincha era imparable. Sólo Boca en La Bombonera lo hizo trastabillar por primera vez. Pero entre el final de la primera rueda y el comienzo de la segunda, logró una racha impresionante once partidos sin perder.
Otra vez los Xeneizes le hicieron morder el polvo de la derrota. Tiempo después , cuando la consagración ya era historia, el mismísimo Bilardo reconocía que si Boca no le hubiera ganado, el título habría llegado antes.

¿”El” partido del campeonato? Sin ninguna duda ante Vélez. Fue el famoso encuentro donde una bomba de estruendo explotó en vestuarios en el entretiempo y debió ser suspendido.
Prosiguió días después y los albirrojos ganaron sobre el final, gracias a un cabezazo de Brown. “Fue un partido durísimo porque fue suspendido a los 45 minutos y se siguió como a los diez días. Y estuvimos concentrados todo ese tiempo, dentro de un nerviosismo total. Cuando lo ganamos con gol de Brown faltando dos minutos nos dijimos ‘tenemos muchas posibilidades’. Vélez era un gran equipo”, afirma hoy Julián Camino.

Para Trama, también fue clave el choque “con Unión en Santa Fe. Julián hizo uno de los mejores partidos del año, hasta hizo un gol, y fue clave porque los dos equipos nos jugábamos cosas importantes. Unión peleaba por no descender”.

En esa campaña, además de Boca, Estudiantes tampoco pudo vencer a su “clásico” de entonces: Independiente. Ni en 57 y 1 ni en Avellaneda, con sendos empates.
Después de la caída con los Xeneizes, el equipo del Narigón tuvo otra racha impresionante de trece partidos sin caídas.
Pero lo mejor iba a llegar esa noche de caluroso febrero del ’83.
Con un apoyo inigualable en cuanto a movilización, Estudiantes se consagraba campeón.

Los nervios y la ansiedad hicieron estragos en la primera mitad. Pero en el complemento, con actitud y juego, apareció el equipo que había dominado todo el campeonato. Brown, a través de un penal, y Gottardi, ponían las cifras definitivas. Ya era inalcanzable para Independiente, que jugó muy cerca, en Alta Córdoba, contra Racing.


Los goles y festejos del campeonato.



Así reflejaba la revista El Gráfico el título.














Fuente: El Gráfico, TyC Sports, Diario Hoy.

Entradas relacionadas:

2 comentarios :

  1. Ese equipo lo vivi de punta a punta...
    Ese gráfico lo tengo guardado, tan bien guardado que no se donde está... jaja
    Esa foto en el Pino,,,,,,,que recuerdos lpm!!! Despues de la pileta nos sentabamos ahi con mis amigos a tomar Cindor...

    ResponderEliminar
  2. esta nota tiene groseros errores en los comentarios de algunos goles. Por favor, chequeen todo antes de publicar. Independiente la última fecha jugó con Racing de Córdoba y NO contra Instituto. El gol de Brown contra Velez NO fue de penal fue un cabezazo formidable por un centro del Bocha Ponce...

    ResponderEliminar

Twittear