miércoles, 1 de junio de 2011

Homenaje 5: Roberto Sbarra, "Robertón"

Roberto Sbarra, mejor conocido como "Robertón". Llegó a Estudiantes en 1922 en donde jugó las inferiores hasta que subió a primera en 1931. Así es, Robertón tuvo la suerte de jugar y debutar junto a los profesores.
Jugaba, como se le llamaba en esa época, de half derecho o centro half. En Estudiantes estuvo de 1931 a 1941. Luego pasó a Huracán, donde jugó desde 1941 a 1946, año en que dejó el fútbol debido a que se lastimó la rodilla. Además supo vestir los colores de la selección argentina desde 1935 a 1941. En 1941 salió Campeón Sudamericano al lado de Moreno y Pedernera.
Después se dedicó a la dirección técnica. Tuvo la desgracia de dirigir a Estudiantes en 1953, cuando la institución estaba intervenida en el gobierno de Perón. Los grandes jugadores como Pelegrina, Ogando e Infante fueron, prácticamente, regalados a Huracán en la presidencia de Ducó. Se manejó con un plantel desmantelado con muchos jugadores juveniles, y ese mismo año le tocó descender a la segunda categoría del fútbol argentino.

Acá adjunto una nota que le dio  al Diario Hoy en 1996, donde cuenta un poco de su vida en Estudiantes.

¿Cómo fueron sus inicios en el club albirrojo? 
Todos mis recuerdos son bastante lejanos, en el año 1922 ingresé a Estudiantes de La Plata, y ahí formamos un núcleo de jugadores juveniles y se formó la famosa quinta del año '28. Fue famosa porque en todo momento la convocaron para jugar preliminares internacionales y salimos campeones varias veces.
Esta misma generación de esos años, todos chicos de Estudiantes, pasaron a cuarta división donde también se consiguió el título de campeón. Al año siguiente todavía podíamos defender los colores de la cuarta de Estudiantes porque contábamos con la edad necesaria y volvimos a salir campeones. Fue una sucesión de campeonatos, y así fuimos por las diferentes divisiones, aunque a mí me tocó llegar a la primera con un poco más de suerte que el resto de mis compañeros. No obstante que otro también pudieron jugar en primera.
Y a partir de allí comenzamos lo que se podría llamar la campaña seria de Estudiantes al lado de los "profesores" que eran verdaderos maestros, todos ellos llegaron a ser internacionales, desde Lauri hasta Guaita, desde el "conejo" Scopelli hasta Ferreira, pasando por Zozaya. Eran todos jugadores profesionales de alto prestigio, eran convocados de tal forma que dos de ellos se fueron del país, Guaita y Lauri, aunque después de tres o cuatros años de estar en Europa volvieron.
Su paso por las divisiones menores fue todo un éxito... 
Mi paso por Estudiantes en las divisiones menores fue con mucha suerte para nosotros, aquellos muchachos, sobre todo para mí, porque llegamos con rapidez a primera división y además pasamos la etapa de la divisiones menores que es tan linda y agradable cuando se gana.
Ahí fue cuando comenzamos a conocernos con los mayores, ya sea el "Nolo" Ferreira, Guaita, Lauri, Scopelli o Calandra, jugadores que eran verdaderos profesores. Y esa fue nuestra iniciación en Estudiantes, un club de amigos, de gente que eran todos conocidos, en una palabra fuimos ganándonos la vida del club, hasta que con el correr de los años llegó el Country, donde pudimos comenzar con las concentraciones.
¿Hasta cuándo jugó en Estudiantes? 
En el año 1941 cuando salí campeón sudamericano, al lado de Moreno, de Pedernera, el primer partido lo jugué para Estudiantes de La Plata y apenas terminó el partido me transfirieron a Huracán, me dijeron que me iba a hacer bien y que aparte me iba a ganar unos pesos, el mismo presidente me lo dijo porque acá ganábamos muy poco. Y allí comencé a hacer una campaña muy buena hasta el año 1946 donde jugué en Huracán con diferente suerte hasta que llegó mi etapa como entrenador, ya que en uno de los partidos me lastimé las rodillas y ya no pude jugar al fútbol de la manera a la que estaba acostumbrado.
¿Cómo era Roberto Sbarra como jugador? 
Yo no puedo decirlo. A mí me gusta que lo digan los que me vieron jugar y no que lo tenga que decir yo, porque verdaderamente no fui ninguna luminaria, no obstante algunos creyeron que podía defenderme de cualquiera. Yo jugué como half derecho en los dos campeonatos sudamericanos aunque también jugué de centro half mucho tiempo, donde me gustaba mucho desempeñarme.
Dice que fui un jugador recio, un jugador que nunca tuvo temor, aunque hay que destacar que en aquellos tiempos el fútbol era muy diferente a lo que es ahora, la gente era más leal, ahora las cosas cambiaron mucho. 
De los equipos que formó parte. ¿Cuál es el que más recuerda? 
Y... esta el de "los profesores", donde alcancé a jugar muy poco con ellos porque esa etapa fue por el año '31, pero igual yo los conocí a todos y alcancé a jugar con la línea delantera completa, cuando yo era un muchacho. Los que tuvimos la suerte de compartir la cancha con ellos ya nos dábamos cuenta que Estudiantes tenía una línea delantera que era tan compacta que rara vez lo podían superar. Esa famosa delantera de Lauri, Zozaya, Scopelli, Guaita y Ferreira. 
Desde los tiempos en que usted jugaba hasta hoy. ¿En qué nota lque ha cambiado el club? 
El club ha progresado y mucho. Indiscutiblemente no sólo en lo deportivo sino también en lo institucional, pero cada vez los esfuerzos necesitan más dinero y las recaudaciones no son lo totalmente altas como para cubrir los gastos. El club ha logrado dos cosas muy importantes, que son el local social y el Country. 
¿Qué significó en su vida Estudiantes de La Plata? 
Estudiantes es un sentimiento. Familiares míos han estado y están vinculados con el club. Hermanas mías fueron jugadoras de tenis de Estudiantes. Realmente siempre fue un club que me atrajo.
Estudiantes siempre un club donde no solamente lo visitábamos para jugar al fútbol, también nos veíamos en las fiestas, ya que este club siempre nos dio la posibilidad de pasar el tiempo de la mejor manera posible.


Parados: Raúl Sbarra, Lauri, Capuano, R. Rodriguez, Nery y Delfor Sbarra. Agachados: Roberto Sbarra, Sande, Sabio, Zozaya y De la Villa.


Entradas relacionadas:

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Twittear